¡¡¡¡ Hazte seguidor de MI GENERACION Z amig@ !!!!

viernes, 1 de abril de 2011

Visita a bodegas Arzuaga y a Peñafiel !!


... Continuamos la visita hacía el lugar donde descansan los vinos en sus barricas. Suelen ser de roble americano o francés. Estos últimos cuestan alrededor de los 800 euros y hay que cambiarlos cada tres años, con lo que te puedes hacer una idea de lo que supone la inversión para una bodega como Arzuaga que tiene cerca de las 2000 barricas. Aunque se revenden usados por alrededor de los 40 euros a otras bodegas que se dedican por ejemplo, al vino de Jerez o al brandy. Por lo que nos contó Paula, el roble americano deja matices afrutados, a vainilla, caramelo... El francés, por contrario, produce sensaciones en gusto similares al cuero, a tabaco, humo...

Los vinos dependiendo del tiempo en barrica, pueden ser Jóvenes, Crianza, Reserva o Gran Reserva. Ellos, tienen otro más, que estaría entre el joven y el crianza, por tenerlo guardado más de 6 meses y menos de 12 meses. Lo denominan, de Planta. Este fue uno de los vinos que nos darían a probar en la cata de después.

No enseño el "cementerio" de vinos, que es el lugar donde las botellas que no se han vendido descansan en paz. Hay botellas guardadas desde la primera cosecha hasta nuestros días. Aquí, Paula nos aconsejo que los vinos hay que beberlos en cuanto se compren y no almacenarlos años y años en algún lugar de la casa, creyendo que así gana en propiedades. Por el contrario, lo más probable es que cuando vayamos a ir a abrirlo, se encuentre en mal estado y haya que tirarlo por el retrete.


Para terminar la visita de las bodegas, nos enseño donde tienen guardadas las botellas. Proceso final pero no menos importante. Después de haber reposado en las barricas, aquí es cuando el vino ya descansa y acaba de obtener su propia identidad. Para ello también es esencial el tapón. El mejor es el corcho procedente del alcornoque, pero que es muy caro y suele utilizarse para los vinos de mayor gama. De un tiempo a esta parte, se utiliza para el resto, el corcho de látex, que cumple perfectamente su función.


Salimos de las bodegas y nos dirigimos hacía nuestros coches particulares para seguir a Paula que se unió a otra pareja de visitantes en su vehículo, hasta la reserva natural privada de los Arzuaga, que apenas se encontraba a unos 10- 12 minutos de las bodegas. Allí es donde más disfrutaron nuestros chavales. Vimos un montón de jabalies, algunos con sus pequeñas crías rayadas siguiendo a su madre. Nos contaron que a éstos, les tienen que poner comederos aparte, porque de lo contrario, los adultos no les dejarían comer... los muy egoístas.


Después fuimos a ver a los muflones y ciervos que andan por esta época cambiando la cornamenta y no lucían los pobres, su mejor aspecto. No obstante, también fue bonito de presenciar tanto por los niños como por nosotros. Mi pequeño cogió una cornamenta que uno de los animalitos se habría dejado por ahí tirada, y nos la llevamos para Madrid como souvenir y recuerdo de la visita. No sé ahora que haré con ello, pero algún uso le haré... Quizás como perchero o similar. Veremos.


Por último, nos enseñaron una encina con más de mil años de vida, en la que todos y cada uno de nosotros, nos abrazos con la fe de que nos inyectará de energía positiva tal como cuentas las historias de distintas mitologías.


A esas horas, ya el estomago empezaba a gruñir... Así que nos metimos en el coche, rumbo de nuevo hacía las bodegas para dar cuenta de los vinos y los aperitivos con los que nos agasajarían. Una vez de vuelta. Y en la zona que daba acceso a unos de los salones comedores del amplio edificio, nos esperaba una gran mesa redonda con una cantidad de copas y varias botellas de vino. En otra próxima a ésta, había varios platos con tortilla de patata, queso, chorizos de venado y de jabalí y un gran recipiente con trozos de pan y colines. Mis ojos se iban detrás de la comida, más que del vino, pero había que esperar a las instrucciones de Paula para realizar una buena cata.


Probábamos en primer lugar el vino de Planta. Del que antes te hable que estaba en barrica por un tiempo superior a lo que obligan al denominado joven. Observar su color, de tonos claros, su olor de matices afrutados, la lágrima que deja al inclinar la copa y volver a su estado vertical y por último... su sabor en boca. Ligeramente ácido en mi opinión.


Hicimos lo propio con otro vino. Éste era el que denominan de Pago. Y no... no es lo que imaginas. Pagar se pagan todos, éste también... je je. La denominación viene, porque el vino se ha elaborado 100% con uvas de su propia finca. En comparación con el anterior, su color es más intenso y más suave al paladar. Y acabada la exposición de Paula, y después de agradecer la atención prestada, nos lanzamos hacía la mesa colindante para hacer acopio de los distintos manjares, de los que dimos cuenta en apenas unos pocos minutos. Todo riquísimo.... Y es que hacía un hambreeee... !!

Tras la muy recomendable visita a las bodegas, nos fuimos a Peñafiel, bonito pueblo conocido principalmente por su Castillo de origen del Siglo XI y que es de los que en mejor estado se conservan de todo nuestro patrimonio cultural. Esta a unos 15 kms desde las bodegas de Arzuaga.Me sugiero la idea Oscar y me pareció una excelente idea. Así que como me gusta hacer las cosas con tiempo y evitar problemas de luego ir con la hora pegada al culo en buscar sitios donde comer y que luego esten hasta arriba... Busqué por internet días antes, restaurantes donde, sin pasarnos de presupuesto, pudieramos degustar del plato típico de estas tierras, el lechazo de cordero asado. Entre varias opciones, me decante por "Asados Don José". Había dos o tres comentarios muy positivos y no sé, quizás influyera en mi subsconsciente, el nombre del local para un día tan señalado para la ocasión. "Reserva de mesa el sábado 19 para 8 personas sobre las 15:00 h., por favor, " . Le solicité a la amable señora que me atendió y que además me explico donde quedaba el restaurante. "Bajo el Castillo hay un gran parking municipal. Dejan ustedes allí el coche y bajen andando dirección al centro de la localidad, a unos 200 metros" me detalló. "Bueno, pues muchas gracias. Nos vemos el sábado" y colgué el teléfono.

Acerté de pleno. Cuando llegamos al restaurante, de modo puntual ,después de aparcar los coches, teníamos nuestra mesa preparada para los ocho. Tomamos asiento y enseguida nos atendieron. El local no es muy grande, pero es muy acogedor. Nos confirmaron que teníamos dos cuartos de lechazo reservados para los adultos y preguntaron que comerían los niños. Tras debatirlo internamente, nos inclinamos por las chuletas de cordero con patatas fritas y una ensalada. El primer buen detalle que tuvieron es que fue la propia camarera quien nos sugiero que en lugar de pedir un plato para cada uno, pidiéramos dos raciones para compartir. El segundo buen detalle es que la botella de 3/4 de vino (de Protos para variar) se terminó con la degustación del asado y pregunte si habría una botella más pequeña. El camarero (que parecía ser el dueño) nos ofreció llenarnos las copas sin comprar otra botella. Y tercer y último detalle de agradecer, es que después del café, pedimos un pacharán y nos trajeron una variedad de licores por invitación de la casa.

Ah, y lo más importante... el lechazo estaba de muerte !!!. Oscar se antojo de pedir una morcilla de entrada, que estaba crujientita, con acompañamiento de unos pimientos asados, que estaba muy buena. No hubiera sido necesaria, porque con la ensalada mixta y el asado íbamos más que servidos.

De postre, nos pedimos los adultos, para desengrasar, un sorbete de limón. Los niños, helados y la pequeña Lucia, unas mandarinas (que sana !! )

¿ Qué por cuanto nos salió la broma ?. Pues a 100 euros por familia. Pienso que no esta mal para lo bien que comimos y lo bien atendidos que estuvimos. Te lo recomiendo 100%.

Tras reposar la sobremesa con los licores, nos fuimos a dar un paseo hasta un pequeño parque donde había unas impresionantes atracciones en forma de Castillo para los niños, donde se desfogaron por un rato, antes de subir a visitar el castillo de verdad, que corona el pueblo desde lo alto. Aquí, con buen tiempo, te ahorras un dinero de contratar algún sitio para los cumpleaños de los niños... te llevas las chuches, unos sandwiches, bebidas y la tarta y ventilaó el compromiso.

Cuando los cachorros ya se habían liberado un poco, subimos con los coches hasta el Castillo. Visita más que recomendable. Cuesta 3 euros por adulto. Niños gratis. Hay unas impresionanantes vistas del pueblo, del rio Duraton y del Duero donde desemboca éste. Su forma recuerda a un gran barco.Deja volar tu imaginación de como vivieron sus pobladores hace diez siglos...

También se puede visitar el museo del vino, pero nosotros ya no lo hicimos. Ya habíamos tenido vino suficiente por aquel día. Además eran las 19:00 h y había que ir pensando en volver para casa que la noche todavía por estas fechas, estaba ya al caer...

Bueno, amig@... en resumen, un plan estupendo que salió a pedir de boca. ¡¡ Animate y sorprende a los tuyos !!

Pincha aqui, si quieres, para ver la fotos de la excursión.



Mi Generación Z se actualiza los martes y viernes.


http://migeneracionz.blogspot.com/

12 comentarios:

Alcudia de Veo dijo...

Un día perfecto, ¡vamos!

JCR dijo...

Nada como tener tiempo para disfrutar del entorno y la gastronomía, esa es la esencia del viaje, ya que pienso que sentarse a la mesa para degustar la comida autóctona dice mucho de la zona, la mejor forma para conocer, tomaremos notas para intentar visitarlos algún día.
Amigo con cada visita te haces un experto en vinos, fenomenal, buen fin de semana.

caarsa dijo...

Ante todo organización , teníais todo planificado al detalle , jaja , ahora di que lo de Paula fué casualidad , ya te avisaré cuando vaya a organizar una excursión para que me indiques que eres un crack

Abrazos

el Sr. Skywalker dijo...

Pedazo de excursión, amigo.
Siempre he pensado que una comarca, un pueblo o una región no se conoce del todo hasta que no degustas su gastronomía. Es una forma de conocer a su gente, sus costumbres, su forma de ser. El clima marca el carácter y la comida la marca el clima.
Ahora, para conocer Castilla, tienes que tener un buen estómago y estar preparado para muuuchas calorías. Ja ja ja.

Fer dijo...

Pues si Alcudia, hay veces (las menos) que todo sale según lo previsto y aun mejor... En el capitulo anterior ya explique que contaba con pagar 20 euros por los crios y luego resulto ser gratis... Asi que miel sobre hojuelas.

Efectivamente JCR, yo lo entiendo así. Visitar una región este donde este, conlleva tambien conocer su gastronomía. Allá donde fueres, haz lo que vieres... ya sabes ;)

Ja ja ja... La verdad CAARSA es que soy muy metodico para estas cosas. Me gusta tenerlo todo controlado. En ese aspecto no soy el tipico latino, lo de improvisar, lo justo y necesario. Aqui estoy para lo quieras majo... ;)

Cuanta razón tienes Sr. Skywalker... ya lo he comentado por ahí, al amigo JCR. No conoces un lugar, hasta que no pruebas su cocina. En cuanto a lo de las calorias.... ejem, no me hables... no me hables. Ando en plan dieta desde hace un mes, pero aqui hice una excepción y al dia siguiente había cogido ¡¡¡ 2 kilos !!!... La madre que me parió...

Un fuerte abrazo everybody !!

Elvis dijo...

Caray, cada vez que vengo a leerte aprendo algo nuevo. Ahora resulta que desde hace años estoy haciendo el tonto guardando botellas en mi "bodega" esperando a que maduren...
Un abrazo.

dale calor dijo...

Siempre es un placer una visita a una bodeja y mas a un lugar precioso como este y por mucho que digan que es sacrilegio, me tiro por el vino mezcladito con cocacola y si es buen vino mejor que mejor, jejeje

saludos

http://dalecalor.blogspot.com

kamikaze dijo...

Tomo nota de todito desde al bodega, al restaurante e incluso la visita al pueblo. Por si tenemos la oportunidad de ir... Yo quedaré de listita y diré vamos a las Arzuaga... jaja

Una visita que vale la pena... no como la que hice yo hace unos años al Planète Bordeaux, que no me aportó nada. Y menos los vinos que compré...

Vaya fotos chulas de "pofesional" Muy bonitas.

La pequeña Meg dijo...

Preciosas fotos, como te lo montas!!!! :-)

José dijo...

Pedazo de excursión, y qué envidia (sana, por supuesto).
Lo del vino de Planta me lo apunto, que no lo conocía. Si hubiérais esperado un par de semanitas las vides estarían brotadas...

Fer dijo...

Muy buenas Elvis, pues asi es amigo. A menos de que en tu casa tengas una bodeguita o algún lugar en el que se den las condiciones optimas de conservación... lo mejor es que descorches la botella cuanto antes, no vayas a llevarte una desagradable sorpresa...

Dale Calor, haré como que no te he oido (o leido)... Quien no ha bebido calimocho... pero caramba, me horriza pensar en una buena botella de vino, mezclado con Coca-Cola... x Dios !!

De eso se trataba Kamikaze, de daros a mis amigos de la blogoesfera la oportunidad de quedar de P.M. con vuestras parejas y amigos... Os lo he dejado a huevo como quien dice... ;)

Gracias Pequeña Meg, la verdad es que la camara no es nada del otro jueves... pero bueno, como recuerdo valen. No tengo mayores pretensiones.

Qué tal José !!. Pues si, pero es uno de esos planes que salen por las ganas de romper la rutina y aprovechar el buen fin de semana que hizo durante el dia del padre. En cuanto a lo de la envidia, esta al alcance de cualquier bolsillo...

Muchos abrazos y besos a tod@s !!

Lúa dijo...

Hola Fer, gracias por tu comentario en el apartamento.

Paso por aquí y me encuentro con esta delicia de escursión. Así se hace. Y muy bien explicado todo.

Un saludo.

Related Posts with Thumbnails
Share
ShareSidebar